Detenga los préstamos para el día de pago

La bancarrota puede ser una herramienta efectiva para descartar los préstamos de día de pago

Para los no expertos, un préstamo de día de pago es una forma muy costosa de pedir dinero prestado. Un préstamo de día de pago se inicia cuando un prestatario recibe el dinero y luego se compromete a devolver al prestamista unos días más tarde con su próximo cheque de pago. Si esta era la norma habría muy poco daño al prestatario. Sin embargo, el 85% de los prestatarios no pagan el préstamo en su próximo día de pago. En un estudio reciente, las estadísticas muestran que la mayoría de los prestatarios toman más de un año para pagar el préstamo. Esto podría ser una proposición muy costosa ya que se ha descubierto que algunos prestamistas cobran intereses de más de 400% anual. Si usted se encuentra atascado en el ciclo de día de pago, lo que necesita saber es que la bancarrota puede lograr que un prestamista de día de pago sea detenido en seco. La bancarrota puede ser un instrumento eficaz para el descarte de los préstamos de día de pago. Si usted está sufriendo con los pagos de préstamo de día de pago como giros de carrusel, llame hoy para una cita gratuita para ver cómo podemos ayudarle!